· 

El Proceso De Polarización En La Pareja.

Si tienes a otra persona a  la que consideras pareja y llevas algo más de varios años en esta situación, es posible que te suene bastante el proceso que en este artículo se te expondrá. Si además estás inmerso en lo que comúnmente conocemos como crisis de pareja, casi seguro que te identificarás con lo que aquí se explica; el proceso de polarización.

Este describe lo que sucede en una pareja cuando alguno de los miembros, a menudo los dos, encuentra en el compañero conductas que no le agradan; demandándole la modificación de estas. Apareciendo un malestar progresivo en aquel que recibe la petición cuando esta, de manera  más o menos explícita, es realizada por el demandante en forma de chantaje; a través de acusaciones, de evitación o de cualquier otra forma de presión. Interpretándose así, no como amable sugerencia, sino como dura exigencia.

Lo habitual es que este proceso suceda de manera natural, originándose tanto por diferencias concretas como por competir en determinadas cuestiones en las que la divergencia no es tan evidente; ocurriendo que, de una manera u otra, cosas que en un principio no parecían excesivamente molestas  con el paso del tiempo pasan a convertirse en una gran carga.

Lo que aquí suele ocurrir es que el miembro, o ambos miembros, que ha de escuchar, en lugar de hacerlo se enreda en un comportamiento de tipo defensivo: ignora o contraataca, pero no cambia. Dando lugar, en aquel que lo pide, a la generación de expresiones como “no quiere cambiar”, “siempre igual”, etc. y en el que recibe la petición, frases como “siempre está igual”, “se queja por todo”,...

En ocasiones uno ataca y el otro se retira sin escuchar, en otras son los dos los que se atacan mutuamente y otras los dos se evitan. El resultado siempre similar, una separación o distanciamiento progresivo que crea, de lo que en un principio fue una fricción perfectamente asumible, una tensión que parece insalvable.

 

Autor: Juan Antonio Alonso

Escribir comentario

Comentarios: 0