Counselling

El counselling puede considerarse un estilo comunicativo que permite establecer una interacción optima entre un terapeuta, o cualquier otro profesional, y una persona que esté atravesando una situación de gran dolor provocada por circunstancias vitales adversas que suponen una amenaza para su integridad física, psicológica o social: diagnóstico de una enfermedad grave, pérdida de un ser querido, abandono repentino por parte de su cónyuge, ruina económica, etc.

 

La base en la que se sustenta el proceso comunicativo buscado es la promoción de las elecciones por parte del propio paciente. Se trata de ayudar a la persona que sufre a encontrar por él mismo respuestas a sus preguntas desde una posición  en la que el terapeuta sirve como apoyo y motor para que este, asumiendo un rol activo, afronte su problemática y, por él mismo, lleve a cabo el proceso reflexivo necesario que le conduzca a una toma de decisiones acorde con sus necesidades y capacidades.

Se huye pues del estilo paternalista en el que el profesional de la salud, desde una superioridad intelectual, indica al paciente lo que debe de hacer. Buscándose, por el contrario, una compresión real del dolor del paciente, sus valores, sus capacidades de afrontamiento y, mediante el uso de preguntas clave, ayudar a este a elaborar sus propias conclusiones.

 Para la implementación del counselling existen determinadas pautas que el terapeuta debe conocer, pero lo realmente importante no es eso. El usar este estilo requiere una actitud de verdadero interés por el otro y, además, un adecuado entrenamiento atencional que le permita no caer en los patrones comunicativos guiados por sus propios valores y creencias, no descuidando así los del paciente.